Entradas

, ,

Jose + Virginia. Boda en Castillo de Santiago [Sanlúcar de Barrameda, Cádiz]

video de boda en sanlucar

Son muchas las ocasiones en las que nuestra comprometida agenda no nos deja asistir a todos los eventos que quisiéramos. Sábados en los que nuestro compromiso hacia las parejas que nos contratan está tatuado en nuestras agendas. Cumpleaños, fiestas o incluso otras bodas de amigos o familiares, son celebrados con nuestra ausencia. Lo sabemos y lo tenemos asimilado. No importa, nos gusta lo que hacemos y mientras que sea por trabajo, estas situaciones no pasan a tener mayor importancia. Bueno, a veces un poquito. Y es que cuando tu primo te dice que se casa, primo hermano, más hermano que primo, empiezas a pensar, cruzas los dedos y respiras hondo antes de escuchar la fecha. Un ojo en su boca y otro en la agenda. Venga, dispara, a ver si hay suerte…

“Emotiva ceremonia en las entrañas de una fortaleza del siglo XV. El castillo de Santiago se vistió de gala para aunar a dos familias, Sanlúcar de Barrameda y Jerez…”

Lo vaticiné hace algunos años. Siempre fue muy reacio a esto de tener novia, bueno, lo de casarse ya ni lo hablamos. “Primo, no digas eso… Cómo te venga una de frente no te salva ni…”. Y así fue, un día cualquiera conoció a Virginia y en unos años independizado y casado, quien lo diría… Son tal para cual. Eso que dicen que siempre está tu media naranja, cada vez lo creo más. Virginia es el complemento perfecto para Jose y Jose para Virginia. Estaban hechos el uno para el otro y las cosas del destino, un día va a Sanlúcar a un mosto y hoy estamos contando su boda.

Bueno volvamos a lo de antes, que me lío a escribir y no paro. Lo de las fechas y los eventos. Un día me llama Jose. “Adri, quiero hablar contigo, a ver si quedamos…”. A Virginia (la mía), se lo dije. Vir, esta gente se casan. Una cervecita en una terraza y soltó la noticia. Ahora lo de siempre, venga, la fecha, suelta la fecha… No tenían fecha. La reunión conmigo era para acordar una fecha. La de su boda. Una sensación de orgullo y responsabilidad comenzaba a fluir por mis venas. Quería que le hiciéramos el video y que por supuesto fuéramos. Siempre se lo agradeceré. Primero eligieron un mes y luego una quincena y de dos fechas, una estaba ocupada, la otra libre. ¡Esa es!, y esa fue…

Lo admito, estuve viendo los pronósticos desde quince días antes. Tenía parte de responsabilidad en que ese día el tiempo acompañara, habían elegido esa fecha por mí y ahora para que llueva o haga frío. El mal tiempo en las semanas previas presagiaban un día frío de octubre. El aperitivo sería en exteriores y con muchísimos detalles que no lucirían si las nubes se volvían en su contra. Pero no, no fue así. Fue tornándose un tiempo primaveral y nos encontramos con un día perfecto. El patio del castillo de Santiago tenía para todos los gustos, sol para los más frioleros o rincones sombríos para los calurosos.

Los previos fueron tranquilos. Virginia, acompañada de su familia y su inseparable perrita, se preparó con sus mejores galas y partió hacia el castillo. Allí esperaba Jose para iniciar una ceremonia emotiva. Primero fueron sus amigas, luego su hermana y terminó la propia novia leyendo una carta dirigida a todos los presentes, donde recordó al abuelo Manolo y al tio Pepe. Las lágrimas comenzaron a deslizar por las mejillas de todos los presentes. Al primero no tuve el honor de conocerlo pero al segundo sí. Mi infancia fue siempre muy cercana a su persona, lo daba todo, no habría palabras ahora para describirlo. Te fuiste muy pronto tito…

Ameno aperitivo y un rápido y delicioso almuerzo servido por catering Floreal nos llevó hasta la barra libre. Fue entonces Pakito Vidal el encargado de animar la fiesta hasta la madrugada. Lo pasamos en grande.

Primo, prima, fue de agradecer el gesto que tuvisteis para que pudiéramos estar allí y ahora contarlo con imágenes. Disfrutamos de principio a fin. Los invitados lo dieron todo y vosotros también. Sin duda será un día que no olvidaréis jamás. Gracias por todo. ¡Muakssss!. Sed muy muy felices…

 

, ,

Álvaro + Julia. Boda en San Miguel, Bodegas Sandeman [Jerez]

video de boda en jerez

En la organización de una boda no encontramos términos medios. Las parejas, o lo organizan todo con muchísimo tiempo o sólo les basta un par de meses para prepararla. La diferencia de hacerla con mucho tiempo a hacerla con poco es la disponibilidad de todos tus proveedores. Iglesia, catering, salón, fotógrafo o el Dj que quieres para tu boda, puede que estén ocupado y no tengas la boda que siempre soñaste.

“Julia y Álvaro son de esas parejas que, cuando tratas con ellos, parece que los conoces de toda la vida. Son grandes e hicieron de su boda, un día grande…”

Hoy os traemos a Álvaro y Julia. Ellos organizaron su gran día con muchísima antelación, todo lo han echo desde Marbella y con dos años de por medio nos contrataron, casi nada. Dos años en los que han pasado por muchas cosas, momentos de la vida que llegan y que se afrontan con toda la fuerza del mundo. Un sin fin de historias que parecían que nunca iban a acabar. Pero llegó el dia B, llegó el día de la pareja, llegó el día de disfrutar. Nervios que fueron de menos a más y sentimientos que traspasaban los poros de la piel.

Desde los antiguos muros de un viejo convento se cimienta el hotel Itaca. Allí nos esperaba Álvaro, en bañador y con su cigarrito. Todo bien, parecía un día cualquiera para él. Caminamos hacia la habitación y bajo la inocente mirada de su sobrina se daba sus últimos retoques. Perfectamente maqueado lo dejamos pero, antes de partir, un encargo, hacedle llegar un ramo de rosas rojas a Julia… ¡vale, un placer!.

Nos adentramos en el nuevo hotel Vita Palmera Plaza y en una de sus suites que defiende una de las mejores vistas de Jerez. Allí estaba Julia y su familia, aplacando los nervios que por momentos iban a más. Una pequeña entrevista y la entrega del ramo de su futuro marido, hicieron brotar las primeras lágrimas de una novia muy emocionada.

Ceremonia en San Miguel con un final en forma de sorpresa, acordes de guitarra y una voz flamenca cantaban el concierto de Aranjuez. Un paseo en tiovivo por el centro de la ciudad y camino de las bodegas Sandeman. Allí, entre botas, las ganas de fiesta se hicieron notar y entre cantes y bailes pasamos una jornada inolvidable.

Aquí compartimos unos minutos de aquel día, un audiovisual que fue proyectado al final de la cena. Chicos, sois fantásticos. Gracias por vuestro trato y por vuestra incondicional confianza en nosotros para recordar un día tan especial. Volved a tierras mexicanas, punto de inicio y final de vuestro noviazgo. Sed muy felices, os lo merecéis…

 

 

Traje novia: Pronovias

Traje novio: Jesús González

Salón: Bodegas Sandeman

Zapatos: Sico Italia

Catering: Tienda Nueva

Fotografía: Eugenio

Dj: Sur

, ,

Fran + Itahisa. Boda en iglesia de Santo Domingo, Hotel Palacio Garvey [Jerez]

video de boda en jerez

Tiempos de crisis y de búsqueda de trabajo, allá donde sea. Son muchas las parejas que, siendo de Jerez, se encuentran fuera de nuestra ciudad, hacen su vida, tienen trabajo pero añoran nuestras calles. Son muchas las que vuelven para su boda, son de aquí, se criaron aquí y su ‘sí quiero’ tenían claro que sería aquí. Parece fácil, pero no lo es, la organización de una boda en la distancia se hace complicada, la pareja que os traemos estuvo arropada por los suyos, sintió el calor de los que en Jerez permanecen e hicieron mucho más fácil la organización para que de un evento como este el resultado fuera impecable.

Por nuestra parte son cada vez más numerosos los encuentros que tenemos antes de la boda vía online, cambiamos la silla de un bar por la del escritorio, encendemos la webcam y compartimos un ratito hablando del gran día, de todo lo que tienen preparado y como no, nos sirve también para conocernos un poco más.

“No quería fotógrafo para su boda, sus recuerdos de pequeña siempre fueron videos y estaban seguros que con una película sería más que suficiente para recordar su gran día…”

Itahisa es una de nuestras fanáticas, puede sonar un poco pedante pero es la verdad, ella tenía claro que nosotros seríamos los que le acompañaríamos en el día de su boda. Sinceramente, fue de esas personas que te hacen sentirte bien, demasiado bien y te llegan a subir el ego al máximo. No quería fotógrafo (aunque al final si llevó), así lo escuchamos, nos contaba que con los recuerdos en video ella sabía que sería más que suficiente, es más, estaba dispuesta a cambiar la fecha de la boda ante la indisponibilidad de nosotros, ¿se puede pedir más…?.

Llegamos bien tempranito a su casa para recoger todos los momentos previos, nervios y las primeras lagrimillas vinieron acompañadas de un precioso ramo y una carta de Fran en su faceta más romántica. Antes de irnos en busca de Fran, le robamos un poco de tiempo al padrino que logró arreglar nuestra maleta, un contratiempo que solventó a las mil maravillas, ¡mil gracias!.

Muy cerca del convento de Santo Domingo, esperaba Fran junto a su familia, le tocaba a él, esta vez era un colgante acompañado de una carta de Ithaisa que le hizo tragar saliva mientras su sobrinito no perdía ojo de todo lo que sucedía en aquella habitación. Todo estaba listo, el coro rociero ‘Al Alba’ nos anunciaba que por la alfombra roja ya caminaba Itahisa. Un ‘sí quiero’, un par de anillos y camino del arroz, pero antes otra sorpresa, la banda de la Sentencia aguardaba en la capilla del Señor de la Oración en el Huerto para tocar el himno nupcial y posteriormente unos acordes ‘semanasanteros’ ante la cara de asombro de Fran.

Un paseo entre amigos por las calles del centro para llegar al bonito hotel Palacio Garvey, sus cristaleras acogían el aperitivo antes llegar al salón donde tendría lugar nuestra proyección, un pequeño video que resumiría todo lo vivido hasta el momento y que ahora compatimos con vosotros.

Chicos, gracias por todo, sois geniales y se merecéis todo lo mejor. Gracias por vuestra atención en todo momento. Revivid una y mil veces vuestro gran día con estos minutitos, pronto tendréis más. Muchos besitos al otro lado del estrecho y sed muy felices.

 

Ramo novia: Floristería Enea

Traje de novia: D’novias

Traje novio: JM Cordón

Peluquería: Galvez

Dj: Caché Eventos

, ,

Juan José + Hortensia. Boda en Hotel Jerez [Jerez de la Frontera]

video boda en hotel jerez

Hace ya unos años que volví de uno de esos congresos internacionales de boda que tanto me han enseñado. Traía la maleta cargada de motivación y nuevas ideas, nuevos retos dispuestos a llevarlos a la práctica, aunque vengan del otro  lado del océano y te las cuenten en otro idioma, por lo menos había que intentarlo, qué menos. Las bodas y todo lo que rodea un día como este está siempre muy estructurado y casi siempre se tiende a llevarlo por protocolos y tradiciones que hemos vivido de padres a hijos, de novios a invitados. También es verdad que esto de internet está cambiando mucho el día de una boda, los novios, cuidan todos los detalles, los blogs, foros o portales de novias desparraman en sus páginas las nuevas tendencias que casi siempre suelen venir del contienente americano.

“Novio y novia, 5 minutos a solas en un primer encuentro emocionante”

Pues bien, una de esas cosillas, sinceramente, creía que sería imposible llevarla a cabo. Se trataba del ‘first look’ o lo que traducido resulta ‘primer encuentro’. Nos proponían que le propusiéramos a los novios (y valga la redundancia) que se vieran antes de la ceremonia. Imaginaos la cara de asombro que se le puso al personal cuando escuchó aquello. “Eso es imposible”, “eso tu no lo hace aquí ni de coña” o “aqui los padrinos nos matan”, fueron algunas de las frases que los compañeros decían mientras el ponente de turno explicaba aquello del encuentro. Yo también lo veía remoto, para qué engañarnos, pero probé y, aunque para nosotros significa casi una hora más de trabajo, a aquellas parejas que yo veía capaces de saltarse cualquier tipo de protocolo se lo explicaba. Hasta que llegó la primera y fue tal la experiencia que repetimos y repetimos y no se cuantas veces lo hemos echo ya.

¡Gracias!, esa fue la primera palabra que pronunció Hortensia tras ese primer encuentro, le había encantado esos 5 minutos a solas, ese último ratito de soltera, de intimidad (aunque con nosotros delante), de miradas y gestos, de palabras y secretos. Nos emocionan, tanto tiempo esperando y a poquitos minutos de que todo empiece, los novios explotan y te contagian esa explosión para que explotes con ellos, se emocionan y te emocionan. Creemos en ese momento y por eso lo recomendamos, será siempre un momento para recordar, para contarle a tus pequeños. ¿Cuantas cosas le dirías a tu pareja la primera vez que la ves vestida de blanco y la situación, el concejal o el cura que va a iniciar la ceremonia no te lo permite?. Si estás leyendo esto, piénsatelo, seguro que no te arrepentirás.

Igual que no se arrepintieron estos chicos, su boda fue una de las más cómodas que recordamos, para nosotros y para todos sus invitados porque no nos tuvimos que desplazar en ningún momento. Se prepararon en las habitaciones del Hotel Jerez, la ceremonia fue en sus jardines, la pérgola nos dio sombra para los aperitivos y el salón acogió el almuerzo, un recorrido por todas instalaciones antes de acabar en el sótano, donde proyectamos esta edición en directo, justo antes de que comenzaran los bailes que acabaron descalzos, sin zapatos y con los pies ennegrecidos. Hace unos días que han vuelto de su viaje, de dormir sobre escasos dos metros de un mar cristalino, de un verdadero paraíso, colofón a la aventura que emprendieron hace más de un año de preparar y celebrar su boda.

Chicos gracias, por confiar en nosotros, por creer en todas nuestras locuras, por ser como sois y por tratarnos tan bien. Ahora a seguir siendo felices.

 

 

Ramo: Floristería Enea

Zapatos novia: Lodi

Traje novia: Aire Barcelona

Peluquería y maquillaje: Kokoa

Catering: Hotel Jerez

, ,

Oscar + Delia. Boda en San Dionisio, bodegas Sándeman [Jerez]

fotografo-bodas-en-jerez

‘Los muros del convento de Capuchinos acogieron los inicios de su noviazgo…’

Primeros años del siglo veintiuno, venteañeros, estudiantes en su gran mayoría. El Convento de Capuchinos acogía a medio centenar de jóvenes en torno a la Divina Pastora. Jóvenes trabajadores dispuestos a darlo todo para que aquella Virgen sentada tuviera un paso digno por el que pasearla por las calles de Jerez. Se trabajaron casetas de ferias, se organizaron zambombas y pudimos recorrer gran parte de Andalucía en forma de excursiones. Bonitos años que fueron forjando en el interior de aquellos muros de la calle Sevilla. Grandes amistades, algunas fueron cayendo, cosas de la vida, pero otras perdurarían para siempre.

Todo comenzó una víspera de corpus

Una víspera de corpus, cuando la noche en calle Larga se hacía eterna, cuando las alfombras y altares tapaban el adoquinado y los escaparates de los bancos, cuando las sillas de playas y el botellón nos hacía más llevadera la madrugada, Oscar y Delia se encontraron. Fue la primera toma de contacto de lo que desembocaría en una gran amistad y el comienzo de su relación. Atrás quedaron tantos días juntos y no tan juntos, porque los estudios de Delia se encapricharon a que los besos de los lunes fueran más grandes, igual de inmensos que los reencuentros de los viernes. Los cien kilómetros obligaron a tirar de Messenger en aquellos tiempos donde no había tarifa plana ni ‘Whatsapp’. Recuerdo aquellos días de piscina donde los arrumacos y el almíbar se despachaba en cantidades industriales y es que ellos, después de más de diez años, se siguen despachando igual que aquellos primeros meses de noviazgo.

El día comenzó muy temprano en la capilla del colegio San José

Había ganas de boda, muchas ganas. Tras varias despedidas se acercaba el gran día que comenzó desde muy temprano, desayuno en Cristina y visita a la Virgen de la Estrella y de ahí directamente a peluquería pasando antes por San Benito, donde su padre Manolo y su compadre Lechuga, fiel escudero, ayudaban en los previos a Oscar a ataviarse con sus mejores galas. El maratón seguía, y digo maratón porque el día fue para nosotros tan largo como para ellos, veintiuna horas de boda, todo un record.

“Cuantas veces no le dije te quiero…”

Siempre hacemos muchísimo hincapié en conocer a las parejas y toda la historia que les rodea, cada boda tiene algo que la hace única y es motivo de argumento para desarrollar todo lo que el día nos dará. La familia de Delia fueron una más en aquellos tiempos de conventos, José Luis, Maribel y Laurita, fueron testigos directos de todo lo que sucedía alrededor de aquella Virgen. Eran los primeros en apuntarse a las excursiones o en participar en cualquiera de los actos que desde allí se programaba. La confianza es mutua y quizás ello haya servido para sincerarse, las entrevistas desembocaron en lo más hondo de su alma y afloraron toda clase de sentimientos que venían fraguando en los meses previos. Pero si alguien me emocionó, esa fue Laurita (lo siento Laura, para nosotros siempre serás Laurita…), ella es muy dura, como yo, a ella le cuenta expresar sus sentimientos, como a mí, y fue quizás eso lo que me hizo salir de aquella habitación con los ojos llorosos. “¿Porqué no le he dicho te quiero? Ahora se me va y me arrepientos de cuantas veces no le dije te quiero… “, me narraba mientras sus lágrimas brotaban de sus ojos azules.

Maratoniana boda, veintiuna horas con ellos, todo un record…

Empanadas de pollo al curry de El Artesano y una Cruzcampo, combinación perfecta para coger fuerzas y vivir esos previos con ellos en aquella cocina, todo bajo la mirada de los tres canes ataviados con sus magníficas pajaritas. El tiempo acompañó y un precioso coche rojo irrumpió en los aledaños de San Dionisio. Sonaba la trompeta y la coral del Carmen entonaba las primeras partituras. La Real Escuela Ecuestre nos esperaba para el reportaje de exteriores antes de llegar a las bodegas Sandeman, el catering Avenida nos preparó una magnífica cena y como colofón, los amigos de ‘Acontratiempo’ lo dieron todo para que la fiesta durara hasta que los primeros rayos de luz asomaran por las ventanas de la bodega.

Quizás es un resumen demasiado largo, quizás es el resumen más largo que hemos publicado, pero lo he repasado varias veces y creo que no sobra nada. Es especial y lo hemos llamado ‘short film’ (película corta), como especial ha sido la boda y todo lo que hemos podido vivir. Aquí les dejamos siete minutos repletos de verdad, de sentimientos y de historia, una historia que sin duda nunca tendrá fin y que espero, durante muchos años, leer de cerca ese libro que vais a escribir. Amigos, a seguir siendo felices. Un besazo.

 

 

, ,

J + E. Boda en capilla de San Nicolás, Salón los Toreros [Sanlúcar de Barrameda]

video boda cadiz

Parejas cómo estas hacen que ames aún más tu profesión. Puede sonar a tópico, pero es la realidad. Desde la primera reunión apostaron por nosotros, mantuvimos el contacto por Facebook, nos hicieron llorar en la grabación de su ‘love story’, preparamos todos los detalles y horarios de su boda de nuevo en Casa Balbino con unas tortillitas de camarones por delante…

Y llegó su gran día, donde brindamos con vino sanluqueño desde muy temprano, su familia nos atendió como unos invitados más, el ‘tito Migue’ siempre atento nos ayudó a recoger los tiestos, nos disfrazamos con ellos en el Photobooth, nos emocionamos de lo lindo viendo tantas lágrimas reflejadas ante el proyector, recibimos las felicitaciones de numerosos invitados, nos lo pasamos en grande con Dj ITV y nos despidieron con una sevillana de la voz del propio novio después de 18 horas de boda…

¿se puede pedir más…?. Gracias, mil gracias, sois geniales, ustedes, vuestra familia y vuestros amigos. Impregnáis de vuestra sencillez y alegría a todos los que os rodean. Sed muy felices, os lo merecéis. Un abrazo y ahora a disfrutar de vuestro viaje, que no quede ni una sola botella de manzanilla viva en ese barco… 😉

, ,

Enrique + Antonia. Boda en basílica de la Merced; Bodegas González Byass [Jerez]

video de boda en jerez

El día de una boda, aparte del paso que das, del ‘sí quiero’ y de que pasas de soltero a casado, es algo más. El día de la boda es el único día que tienes a todos tus familiares juntos, tanto de una parte como de otra, a todos los amigos juntos, vecinos, personas que han significado algo en tu vida. El día de tu boda es el único día que tienes a todos tus seres queridos contigo, ya nunca más se juntarán, puedes tener un niño, bautizarlo o cumplir 25 años de casados, siempre habrá alguien que eches en falta.

Siempre me gusta recordar esto a las parejas que acompañamos, porque si tienes que agradecer algo, el día de tu boda es el día perfecto, si tienes que recordar a alguien, el día que te casas es el momento perfecto y así fue. La boda de Enrique y Antonia se me quedará grabada por ese momento junto al altar, ese preciso momento en que Enrique se hace con el micrófono y hace presente a tanta gente que lo dieron todo por ellos, a esos abuelos que darían lo que fueran porque hubieran estado sentado en una banca. Ese momento en que padrinos, testigos, Virginia y hasta un servidor, no pudimos contener las lágrimas. Cuando las palabras salen del corazón, te llegan al corazón y así fue impactando en cada uno de los corazones que estábamos en la basílica.

Antonia iba guapísima. Toñi fue de esas novias que te sorprenden, que la ves entrar por la iglesia y arranca de dentro el grito de ¡guapa!. Espectacular. Juntos hacen una extraordinaria pareja. Ella es del barrio, vive a pocos metros de La Merced, son rocieros y cofrades y se han ido de viaje a Cuba… ¡arggggg, qué envidia!. Me encanta Cuba, es el único destino al que volvería a repetir. Estoy deseando que me enseñen las fotos que han disparado en la isla pero mientras, os voy a mostrar el vídeo que le proyectamos en su boda y que emocionó a Antonia, también podréis ver en la parte inferior sus reacciones.

Amigos, gracias por todo. Fantástica la boda, disfrutamos muchísimo y estos minutitos os servirán para recordarla. A ser muy felices y que yo lo vea. ¡Un abrazo!