Entradas

video boda cadiz

Hace 25 años que Salvador y Miriam contrajeron matrimonio. Por aquel entonces, la situación de la pareja era muy distinta. El embarazo de Miriam no le dejó disfrutar en su totalidad de aquel bonito día. Fue una boda organizada por Salvador, por lo que Miriam venía dispuesta a desquitarse de todo aquello que no pudo hacer, organizando una boda con mucho cariño, preparando un día completo, plagado de detalles y de grandes profesionales con los que trabajamos durante toda la jornada.

La iglesia de Valdelagrana, lugar para la ceremonia

La mañana comenzó muy temprano, el pequeño Dani placaba los nervios con sus partidos de futbol en la Nintendo, aférrimo del Real Madrid, no quería ni escuchar hablar de Messi… Salvi y Miriam, los abuelos y muchos familiares que iban llegando, se ataviaban con sus mejores galas para disfrutar de un fantástico día. Tras el ‘first look’, un bonito Rolls-Royce llevaba a la pareja hasta las puertas de la iglesia. A su salida, la lluvia hizo su aparición hasta poco más de la sobremesa.

Un banquete en Sherry Golf Jerez

Las notas desde un piano, amenizaron un almuerzo que tuvo como colofón una emotiva carta que Miriam (hija) dedicó a sus padres, emocionando a todos los presentes. La música de José Manuel Cabrales y nuestro Photobooth, pusieron su granito de arena para que la diversión se apoderara del salón hasta bien entrada la noche. Amigos, que la felicidad os acompañe para siempre… Un abrazo

La compenetración en una pareja puede ser de las cosas más importantes para que las cosas vayan bien. Es importante que cada uno aporte sus ‘ingredientes’ y logremos hacer un cocktail de una pareja con todas las cualidades posibles. Esta situación se da con creces en la pareja que ayer tuvimos la oportunidad de acompañar en su ‘sí quiero’.

Jorge es humilde, calmado, sereno, seguro, todo lo tiene controlado, le descubrimos los nervios por esos sudores que le entran, no porque su cara nos lo diga. María es extrovertida, loca, muy loca, es difícil verla un ratito sin sonreír, es divertida y espontánea. Juntos, forman una pareja genial.

Nos encanta ver a los novios acompañados en sus preparativos, el ambiente de nervios y un poco de locura nos sirve para captar momentos divertidos entre todos los familiares y sobrinos que comparten esos momentos previos con la pareja. La iglesia de San Francisco acogería la ceremonia cuando el sol comenzaba a apretar. De allí al castillo de Santa Catalina, dónde disfrutamos de unas bonitas vistas de La Caleta y tomamos unos paseos de la pareja.

Un caserón en medio de unos pinares acogería el banquete. Un viejo palacete con su planta baja intacta, una capilla y unos salones que permanecen amueblados con enseres de la época. La hacienda el Pinar sería testigo de una mesa ‘1988’ que lo dio todo desde el primer minuto; de encuentro de amigos que por la crisis, se encuentran en diferentes partes del mundo; de un 30 cumpleaños que logró reunir a todos; de una celebración llena de detalles y agradecimientos, de risas y de lágrimas, de momentos especiales que Jorge y María no olvidarán jamás.

Nosotros estuvimos allí, para grabarlo y para contarselo a sus futuros hijos. Le preparamos una edición en directo y logramos emocionar a la pareja con su proyección. Se divirtieron y disfrutaron de lo lindo. Ahora toca digerirlo todo en ese gran viaje a tierras ‘yankis’. Pareja, gracias por todo, fue un placer formar parte de vuestro gran día. Sed felices, muy felices…