Entradas

video de boda en sanlucar

La preparación de un evento como una boda se hace dura, presupuestos, reuniones, contratos, pruebas…, multitud de citas que se hacen cuesta arriba conforme se acerca la fecha, una fecha que, como nos comentan siempre las parejas, sirve para poner a prueba a su círculo de amistad, amigos que lo dan todo, familiares que están ahí cuando se les llama, o también, porque no, algún desengaño de alguien que esperabas más, son cosas de la vida y todo formó un antes y un después con la boda.

Las hermanas de las novias, un papel fundamental en una boda

La mano derecha de Bea se llama Cristina y es su hermana, estuvo pendiente en todo momento de todos los detalles de la boda, en los previos de la casa, con sus nervios, le dio por quitar cosas de la casa, un cenicero, la camisa del padrino para una entrevista, floreros e incluso la moto del patio, aunque ésta logramos que no se moviera… (jejeje). Temblando estaba en la puerta de la iglesia, minutos antes de la llegada de su hermana no podía contener los nervios y la emoción y casi que no podía aguantar entre sus dedos el cigarro.

Llegó el coche y con ella su padre del brazo, marinero de toda la vida, vestía un precioso chaqué de donde colgaban las condecoraciones que son testigos de toda una vida dedicada al mar, dedicada a la patria, cuya dedicación, nos contaba en su casa entre ojos cristalinos, no le había dejado disfrutar de la niñez de su Bea, de sus primeros pasos o cómo desde Puerto Rico recibía la noticia del nacimiento de su hijo, sentimientos de toda una vida que afloran en días tan especiales como éste.

Todo estaba preparado, desde muy temprano comenzaron a llegar gente a la pequeña iglesia de la Trinidad, José María esperaba del brazo de su madre en el altar mientras el coro comenzaba a entonar los primeros cantes que emocionaron durante la ceremonia a gran parte de los presentes. La calor fue exagerada, la humedad que hacía en el exterior se multiplicaba dentro de la iglesia que sólo conseguía ser apaciguado por los ventiladores o los socorridos abanicos que Bea había preparado para sus invitados.

Las bodegas Carbajo Ruiz, lugar escogido para la celebración

Mucha gente joven con ganas de fiesta salieron camino de las bodegas Carbajo Ruiz. El banquete sería escenario perfecto para agradecer a todas aquellas personas que ayudaron a que el gran día de José María y Beatriz fuera aún más grande. Diez cajas para diez amigas y un ramo para Cristina, que se envolvió en un abrazo con su hermana que explicaba todos los sentimientos vividos. Desde el escenario, el dj Pakito Vidal, nos tendría preparado un despliegue espectacular que hizo las delicias de todos los presentes. Me quedo con ese ‘ratito’ dónde todos los ‘treintañeros’ recordamos aquellos temas de nuestras primeras visitas a discotecas, absolutamente genial y la gente lo agradeció dándolo todo, una fiesta de campeonato que terminó al amanecer…

Chicos mil gracias, sois geniales. Vuestra confianza en nosotros fue incondicional, nos sentimos muy agradecidos. Os merecéis todo lo mejor y ahora viene esa guinda del pastel en forma de viaje, pasadlo bien y a seguir disfrutando. Sed felices.

 

manuel-y-patricia-video-boda-jerez-finca-zamora

Cuando contratamos una boda, que suele ser sobre el año anterior, me gusta añadir a los novios al Facebook. En la red social estamos más en contacto, ellos ven nuestros trabajos y vamos conociéndonos mutuamente un poco más, importante para cuando llegue el día de la boda. Con Patricia no hubiera sido lo mismo sin el dichoso Facebook, hemos estado permanentemente en contacto desde que acordamos el reportaje: sus problemas con la primera iglesia, luego no encontraba cura, sus detalles, sorpresas… Todo! a través de privados vía Facebook.

Y claro, es tanta la confianza que tienes con ellos, es tanto el cariño que desprenden por tener el mejor de los recuerdos, que te hacen partícipe de su boda, eres uno más, te sientan como un invitado más, te llevas a casa ese recordatorio de su boda, incluso va todo más allá y te hace cómplice de sus dudas, de sus preocupaciones y de sus dilemas. Y así, como no, todo sale mucho mejor. Nos sentimos muy agusto en su boda, disfrutamos y compartimos grandes momentos con sus familias, incluso nos hicieron bailar una rueda de salsa antes de marcharnos… ¡qué grandes!.

Chicos, mil gracias, por vuestra sencillez, por vuestro trato. Os merecéis todo lo mejor. Ya sabéis, a ser felices…