Este año ha sido muy especial para los almonteños. Su patrona la Virgen del Rocío, se traslada cada siete años desde su ermita de la aldea a la iglesia de Almonte. Fue en agosto cuando, vestida de pastora, atravesó los pinares hasta llegar al pueblo. Como tradición, durante 9 meses la Virgen permanece en su pueblo hasta que el próximo 12 de mayo vuelva a la aldea.

Son meses especiales, para los mayores que la tienen más cerquita y para los jóvenes, que aprovechan para casarse ante sus plantas. Es el caso de Sergio y Rocío, por motivos laborales viven lejos y han vuelto a su pueblo para casarse. A escasos metros de la iglesia viven los padres de Rocío, hasta allí nos desplazamos desde muy temprano. Ambiente de tranquilidad se respiraba en su casa, de la mano de su madre nos tomamos una copita de vino de Jerez, buenísimo el Pedro Ximénez.

Fue difícil hacernos un hueco entre tantas personas que transcurrían por el interior del templo. Finalmente y tras las facilidades que nos dieron los santeros, desde aquí les damos las gracias, pudimos instalar las grabadoras para tomar con detalle, las espectaculares voces del coro de la hermandad matríz de Almonte. De allí un paseo por los aledaños de la marisma para llegar al hotel Pequeño Rocío, donde estaríamos atentos de una sopresa de Sergio a su  ya esposa, el espectáculo ecuestre de Carmelo Cuevas que dejó boquiabiertos a todo el personal.

Chicos gracias por todo, os deseamos todo lo mejor, sed felices…

Comentarios

Comentarios

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *