Entradas

,

Miguel + Elena. Postboda en Granada

fotografo bodas granada

Ya pasó todo. Atrás quedaron un sin fin de momentos vividos. Fueron muchos meses, muchos días, muchas horas preparando un día mágico que sin darnos apenas cuenta, se nos fue de las manos. Esto es así, ahorros, tiempo y muchísima ilusión para dejarte la piel en tan sólo unas horas. Ya todo pasó y ahora no queda nada, bueno sí, los recuerdos. Miles de fotografías, cientos de minutos de video y una sensación reconfortante de haberlo dado todo en tu gran día.

Felicitaciones sinceras, comentarios desde el corazón y en la memoria de todos, aquella boda en la que nos faltaron horas. Aquella mañana-tarde-noche en la que todos y cada uno de los invitados se contagiaron de los bailes y la sonrisa de aquellos dos amigos que fundieron todas sus fuerzas en dar lo mejor de ellos. Y que verdad es aquello de que la felicidad se contagia, ellos lo hicieron con los dos centenares de personas que se dieron cita en el día más feliz de sus vidas.

“Me casaría otra vez…”, se le escucha a Elena cada vez que le llega un kilobyte de recuerdo, de los tantos gigas que ya tiene en sus manos. Es difícil asimilarlo con anterioridad, pero nuestra labor será la que mas perdure. Es difícil que la pareja lo asimile entre tantos gastos a escasos meses de tu boda, cada vez más le dan la importancia que requiere, todo hay que decirlo, pero en bodas como estas, en amigos a los que tienes acceso al tan preciado y sincero feedback, te das cuenta la responsabilidad tan grande que tenemos en nuestras manos.

“Granada, dos fotógrafos, una pareja de recién casados y muchas ganas de pasarlo bien. Compartimos unos clicks de la post boda de estos amigos…”

Todo comenzó allá por la bonita localidad de Ronda. La sesión de preboda muy cerquita del tajo llevaba en un interior un sin fin de interrogantes. ¿cómo estará el día?, ¿cómo saldrá todo?,¿lloverá?… ¡qué nervios!. La fecha se acercaba, el verano se consumía y llegó septiembre. Un sol radiante iluminó aquella mañana. No podía salir mal, estaba todo estudiado de principio a fin, cada detalle, cada horario, cada momento…  Y lo mejor de todo, se hacía de corazón y las cosas que se hacen de corazón, nunca pueden salir mal.

Y tal como llegó, pasó. Ahora, eso sí, se disfrutó. No pueden decir que no lo disfrutaron, no pueden decir que no lo vivieron, ni ellos ni cada uno de los invitados que estuvimos allí dándolo todo, hasta el final, que lo hubo, porque tenía que haberlo. Pero no, ese no era el final, aún quedaba otro día más. Granada nos acogía con las manos abiertas para disfrutar por sus calles. Una pareja de recién casados dispuestos a pasarlo bien y lo volvieron a hacer. Volvieron a contagiar con su sonrisa a la gente de sus calles, a peregrinos y a turistas, a madridistas, a recepcionistas de hotel, incluso a despedidas de solteras. Sí, ellos me entienden, sólo fueron unos retazos de un día inolvidable en la ciudad de la Alhambra.

Ahora sí que sí. Ahora si que acabó. Ya no queda nada. Bueno sí, los recuerdos. Nuestros recuerdos. Sus recuerdos. Con ellos nos quedamos. Aquí, una selección de imágenes con la que ponemos punto y final a nuestros queridos Miguel y Elena. Fue un placer haber compartido con vosotros todos y cada uno de los momentos que han compuesto vuestra boda. Voy cargando las baterías para la sesión de embarazo y para la Elenita que va a llegar para destruir poco a poco el parqué con sus saltos y bailes, igual que la madre…

 

fotografo bodas granadafotografo bodas granadafotografo bodas granadafotografo bodas granadafotografo bodas granadafotografo bodas granadafotografo bodas granadafotografo bodas granadafotografo bodas granadafotografo bodas granadafotografo bodas granadafotografo bodas granadafotografo bodas granadafotografo bodas granada