, ,

C+M. Boda en iglesia de Santiago y restaurante Quinto Cecilio, Don Benito

No sé como será, pero debe ser una noche de sofá. Por la noche, después de una larga jornada de trabajo cuando tú o tu pareja hace la pregunta del millón, ¿nos casamos?. A partir de ahí, a partir del sí, todo empieza a girar entorno a un día. Comienza la investigación sobre el lugar para la celebración, los vestidos que se llevan este año o el lugar soñado para vuestra luna de miel. Todo tiene cabida en una boda, vosotros decidís el importe económico que queréis invertir en vuestro gran día, ¿un grupo?, ¿un coche antiguo?, ¿un fotógrafo más caro?, ¿un vestido del un diseñador top?.

Nos fuimos a la provincia de Badajoz, recorriendo las ciudades de Don Benito y Medellín

La pareja que hoy os traemos tenía claro una que querían un video y que nosotros seríamos los encargados de hacerlo realidad. Nos llevaron a más de 300 kilómetros y no una vez, sino dos veces, para grabar momentos felices de sus vidas. Nos conocieron hace algunos años en la boda de un familiar y desde entonces tenían claro que ocuparíamos una silla en su banquete. La fecha cuadró y allí que nos fuimos, una nueva aventura en una comunidad que nunca habíamos tocado.

Preboda en la universidad y alcázar de Badajoz

Primero una sesión antes de la boda recorriendo lugares especiales como la universidad de física o el alcázar de Badajoz. Ese día nos fuimos enterando de sus comienzos, aquel empujón que inició su historia de amor… ¡si sí, un empujón!. Nos fueron contando todos los entresijos de su boda y supimos con todo detalle las sorpresas que tenían preparado para su gran día.

Parecía que ya nos veríamos el día B, pero no, llegamos un día antes para tomar imágenes de una sorpresa que tenía que quedar para los restos sí o sí. Un grupo de amigos y familiares junto con Carlos se desplazaron a los bajos del balcón de Mónica, traían música, de la buena porque venían con ellos una tuna que entonó una serenata y lograron que la novia bajara. Cervezas, tapitas y unos bailes completaron un día precioso que sirvió como preámbulo a la boda.

Desde la iglesia de Santiago de Don Benito al restaurante Quinto Cecilio de Medellín

Esta vez no hubo nervios, llegó el gran día y estaban bien tranquilos, bueno, hasta que llegaron las amigas a casa de la novia, un momento especial en el que se abrieron los primeros paquetes de pañuelos. El sacerdote genial, la primera vez que entrábamos en aquella iglesia de Santiago de Don Benito y todo fueron facilidades, además, invitó a los novios a decir unas palabrillas a todos los invitados dejando otro momento para el recuerdo… ¡genial!.

Un menú de altura al igual que el restaurante, el Quinto Cecelio de Medellín, que nos ofrecía impresionantes vistas del Guadiana pasando junto el castillo romano. Pasó lo peor y tocaba disfrutar, los amigos lo sabían y estaban dispuestos a ello y con una entrada en el banquete de lo más animada, se inició una gran fiesta llena de sorpresa, detalles y como no, buenos bailes que llegarían hasta bien entrada la madrugada. Pero antes, tras el postre, la pantalla se abrió y apretamos el play de un video que a continuación compartimos, un resumen que aglutinaba todos las imágenes vividas hasta el momento y que editamos en el propio banquete.

Chicos, gracias por todo. Sois una pareja de diez y vuestra boda no podía ser menos. ¡Emprendedores en pareja al poder! jijiji… No dejad nunca de sonreir y sed muy felices, os lo merecéis, ¡ah!, ¡queremos un directo del concierto de Bisbal! 😉

 

boda-en-restaurante-quinto-cecilio-medellin boda-en-santiago-don-benito fotografo-bodas-don-benito-badajoz boda-quinto-cecilio-don-benito-medellin restaurante-quinto-cecilio-medellin

¿Te ha gustado?

Comentarios

Comentarios

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *