Nuestra aventura en Córdoba me recordó tiempos de niñez, creo que no volvía a esa mezquita y sus alrededores desde aquella excursión que organizó mi colegio a la ciudad del califato. Gran ambiente en los alrededores del puente romano, la noche blanca del flamenco se apoderaba de la ciudad colgando un ‘no hay billetes’ en la mayoría de los hoteles.

El día comenzó en el hotel Hesperia Córdoba

Impresionantes vistas desde la habitación del hotel donde Alicia se daba los últimos retoques en compañía de su madre y hermano. Allí conocimos también a Antonio, el fotógrafo, una persona majísima con la que compartimos toda la jornada, un placer trabajar con él.

Una sorpresa llegó a la puerta del hotel. Precioso y original el coche que sería el encargado de trasladarla a la basílica de San Pedro, donde ya esperaba Jose su llegada. Notas de violín para amenizar una ceremonia que finalizó con dos lecturas, dos cartas. Desde el atril, se deslizaron unos párrafos que emocionaron a la pareja, palabras sinceras, de emociones, recuerdos y más de una anécdota que nos ayudaron a conocer aún más a los novios.

El palacio de congresos, el lugar escogido para la celebración

La alfombra roja estaba desplegada, una decoración exquisita y en un enclave único. El tiempo perfecto para pasar una velada a la luz de la luna. Todo llegaba a su recta final. Sonaba la guitarra eléctrica y la batería. Se entonaban las primeras notas musicales de ‘Versión Española’, una banda de pop-rock que trajo la locura a la pista con temazos de los últimos treinta años.

Chicos, gracias por todo. Fue un placer acompañaros en uno de los días más felices de vuestras vidas. Gracias por vuestra atención y vuestra confianza. Aquí tenéis unos minutos de vuestro gran día mientras fabricamos el video de vuestra boda. Pronto más. Sed felices.

También te puede interesar...  Boda en capilla de las Angustias, finca Zamora [Jerez] M+P

 

J.A + A. Boda en basílica de San Pedro, palacio de congresos. Córdoba
¿Te ha gustado?

Comentarios

Comentarios

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *