En la organización de una boda no encontramos términos medios. Las parejas, o lo organizan todo con muchísimo tiempo o sólo les basta un par de meses para prepararla. La diferencia de hacerla con mucho tiempo a hacerla con poco es la disponibilidad de todos tus proveedores. Iglesia, catering, salón, fotógrafo o el Dj que quieres para tu boda, puede que estén ocupado y no tengas la boda que siempre soñaste.

En el hotel Itaca comenzó los preparativos del gran día

Hoy os traemos a Álvaro y Julia. Ellos organizaron su gran día con muchísima antelación, todo lo han echo desde Marbella y con dos años de por medio nos contrataron, casi nada. Dos años en los que han pasado por muchas cosas, momentos de la vida que llegan y que se afrontan con toda la fuerza del mundo. Un sin fin de historias que parecían que nunca iban a acabar. Pero llegó el dia B, llegó el día de la pareja, llegó el día de disfrutar. Nervios que fueron de menos a más y sentimientos que traspasaban los poros de la piel.

Desde los antiguos muros de un viejo convento se cimienta el hotel Itaca. Allí nos esperaba Álvaro, en bañador y con su cigarrito. Todo bien, parecía un día cualquiera para él. Caminamos hacia la habitación y bajo la inocente mirada de su sobrina se daba sus últimos retoques. Perfectamente maqueado lo dejamos pero, antes de partir, un encargo, hacedle llegar un ramo de rosas rojas a Julia… ¡vale, un placer!.

Nos adentramos en el nuevo hotel Vita Palmera Plaza y en una de sus suites que defiende una de las mejores vistas de Jerez. Allí estaba Julia y su familia, aplacando los nervios que por momentos iban a más. Una pequeña entrevista y la entrega del ramo de su futuro marido, hicieron brotar las primeras lágrimas de una novia muy emocionada.

También te puede interesar...  R+E. Boda en iglesia de San Dionisio y Hotel Jerez

Una gran fiesta en las bodegas Sandeman

Ceremonia en San Miguel con un final en forma de sorpresa, acordes de guitarra y una voz flamenca cantaban el concierto de Aranjuez. Un paseo en tiovivo por el centro de la ciudad y camino de las bodegas Sandeman. Allí, entre botas, las ganas de fiesta se hicieron notar y entre cantes y bailes pasamos una jornada inolvidable.

Aquí compartimos unos minutos de aquel día, un audiovisual que fue proyectado al final de la cena. Chicos, sois fantásticos. Gracias por vuestro trato y por vuestra incondicional confianza en nosotros para recordar un día tan especial. Volved a tierras mexicanas, punto de inicio y final de vuestro noviazgo. Sed muy felices, os lo merecéis…

 

 

A+J. Boda en San Miguel, Bodegas Sandeman, Jerez]
¿Te ha gustado?

Comentarios

Comentarios

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *